3 comentarios

  1. IDOLO VIVIENTE

    Al gran jugador,
    el de más talento,
    nato goleador,
    un crack, un portento.

    A Cuauhtémoc Blanco,
    el número uno,
    lo digo muy franco,
    como él ninguno:

    México te aclama,
    sabe de fútbol,
    “Temo” tienes fama,
    más metiendo gol.

    Tu carácter brota,
    el estadio explota,
    como los maestros, . . .
    los tienes bien puestos.

    Estrella de masas
    que la clase abrazas,
    juegas a tus anchas
    por campos y canchas.

    Tu maduración
    es la de los vinos,
    entras en acción,
    das pases divinos.

    Tocas al “desdén”,
    de “taco”, ¡qué bien!,
    con la “Cuauhtemiña”
    la porra se anima.

    Esa pierna diestra
    es arma maestra,
    ¡penales correctos!,
    ¡qué tiros directos!

    En cada partido
    del juego del hombre,
    se escucha alarido,
    coreando tu nombre.

    Ariete letal
    eres inmortal,
    el diez se respeta
    de tu camiseta.

    Idolo viviente,
    exige la gente
    que muevas esférica,
    por tu equipo América.

    Valladolid, “Rayos”,
    Santos, Selección,
    Chicago, en “Escualos”,
    estrella y campeón.

    Aguila de fuego,
    “fresero” en el juego,
    te fuiste al Mundial,
    “culichi” genial.

    Digo con ahínco:
    ¡arriba Tlatilco!,
    del fut eres padre,
    bendita tu Madre.

    Aquí lo reitero,
    eres el primero,
    me aprovecho y grito:
    ¡te adora Tepito!

    El alma te arroba
    jugando el balón,
    no tienes joroba,
    ¡es . . . tu corazón!

    Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
    Gracias a mi carnal «Toño» Castillo y a los Clubes: «Lobos» BUAP y «Camoteros» del Puebla (de Los Angeles), por darle su merecido lugar al «Cuau»
    Reg. SEP Indautor No. 03-2008-101313351700-01

  2. “I haven’t seen you in these parts,” the barkeep said, sidling over and above to where I sat. “Repute’s Bao.” He stated it exuberantly, as if say of his exploits were shared by settlers hither multifarious a ‚lan in Aeternum.

    He waved to a unanimated keg apart from us, and I returned his token with a nod. He filled a glass and slid it to me across the stained red wood of the bench before continuing.

    “As a betting fellow, I’d be assenting to wager a fair piece of enrich oneself you’re in Ebonscale Reach for more than the drink and sights,” he said, eyes glancing from the sword sheathed on my hip to the capitulate slung across my back.

    https://www.google.no/url?q=https://renewworld.ru/otlichie-new-world-versii-deluxe-i-standart-edition/

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.