ENTREVISTA | Brailovsky 100×100 (2da. Parte)


100×1000 DANIEL BRAILOVSKY

Publicada en la revista El Gráfico de Argentina en la edición de enero de 2008

51 La camiseta de un país se siente distinta a la de un club, ¿como hiciste para defender tres sin conflictos de identidad?
Yo me siento argentino, pero cuando vas a otro país, te ganás el respeto de la gente y te piden representar a su selección, entendés que debés representarla mucho más fuerte, tenés que ser el ejemplo más que nunca.
52 ¿Y en Argentina cuántos partidos jugaste?
Estuve en una gira por España, también jugué algunos partidos en Mar del Plata, siempre con Menotti como entrenador, creo que entré en tres partidos.
53 ¿Te agarraste muchas veces a piñas?
Pufff, muchísimas, la mayoría me cagaron a trompadas, imaginate con mi físico, flaquito, hasta con compañeros me agarré…
54 Alguno que puedas recordar.
No, no, yo sigo respetando los códigos de vestidor.
55 ¿Con un 10 de Independiente, pelado, por ejemplo?
No me vas a sacar una palabra, acordate que hasta hace poco yo también estuve de ese lado donde estás vos. Y seguramente volveré a estar.
56 ¿Tendrás entonces varias marcas en el cuerpo?
La más visible es ésta (abre la boca y se señala dos dientes de adelante). Me hicieron volar dos dientes por el aire de un codazo y me dejaron nocaut, un minuto inconsciente. Después fui y le rompí la rodilla de un patadón al que lo hizo. El problema es que a mí si me vio el árbitro: me expulsó y me dieron siete fechas.
57 ¿Como DT sos tan calentón como eras de jugador?
A piñas ya no me agarro, sí vivo intensamente los partidos, pero trato de no transmitir nervios.
58 Hablando de tu reciente ocupación como panelista en ESPN, ¿es más fácil con el micrófono que adentro del campo?
Sí, porque la mayoría de las veces comentás sobre lo que viste y es mucho más fácil analizar lo que viste que tratar de adelantarte a lo que va a hacer el técnico rival. Y mucho más difícil es convencer a tus jugadores de lo que hay que hacer. Además tengo buena labia y creo que algo de fútbol sé, entonces con el fierrito se me hace mucho más fácil.
59 ¿Hay bastante sanata en los opinólogos de la TV?
Sí, muchísima, yo trato de hablar cortito y al pie, como se decía antes.
60 ¿Por qué bajaste al lodo de los entrenadores, entonces?
Había tenido 2 o 3 ofrecimientos en México pero no me interesaron, no quise. Esto en cambio, sí, porque el América fue mi casa en México, porque ahí me adoran, porque siento que me dieron mucho más de lo que yo les di a ellos y creo que se pueden conseguir cosas.
61 ¿Ahora no te da bronca escuchar a tus colegas en los medios opinando de tu equipo?
No, hay libertad de expresión y todo el mundo puede opinar lo que quiera, así mientan. Porque muchos mienten y engañan, pero yo respeto, cada uno en lo suyo y no me meto absolutamente con nadie.
62 En el 88 casi pasás otra vez a Boca, y terminaste retirándote, ¿qué pasó?
Estaba en Israel y Alegre y Heller volvieron a la carga para contratarme. Se fijó un dinero, la gente de Boca lo aceptó, pero después la gente de Israel pedía más y más y más, y así fue durante 6 o 7 días. Como yo estaba de traductor hebreo-español, en un momento sentí que podían pensar que me estaba llevando plata en ese tira y afloje, entonces dije “corto acá y no juego más al fútbol”.
63 ¿Cómo era el fútbol en Israel en los 80?
Semiprofesional, nada que ver con lo otro. Las bombas las veíamos de cerca, pero te acostumbrabas, caía un misil a 500 metros de tu casa y no te sorprendías, usabas máscaras de gas. Algunos amigos me decían: “¿vos estás loco, te vas del temblor a las bombas?”. Y bueno, fuimos creciendo y adaptándonos. Se ve que les gustaba cómo jugaba porque fui el primer extranjero en ir a la Selección.
64 ¿Y como DT cómo te fue?
Bien, dirigí al Maccabi Herzliya y al Haifa, que es el más conocido y donde estuve más tiempo. Ahí fui dos veces campeón y llegamos a cuartos de final de la Copa UEFA, tras eliminar al PSG en París. Nos ganó el Lokomotiv en la nieve de Moscú.
65 Habías dicho que, después del terremoto, no pisabas más a México, ¿por qué volviste?
Estaba dirigiendo en Israel y me llamaron desde México para hacerme una nota por los 20 años del título con el América. Me tuvieron 40 minutos, me preguntaron cuándo iba a volver y esas cosas, y yo les decía que no lo tenía en los planes. Cuando corté, mi mujer me pinchó un poquito: ¿por qué no te vas a visitarlos?
66 La misma de la frase “no vuelvo más”
La misma. Viajé a México y pareció como si nunca me hubiese ido, fueron dos días en los que aparecí en todos los medios. Me propusieron para dirigir, dije que no, a la semana otra vez, y mi mujer me decía: “la única manera de dirigir en México es vivir otra vez allá”. Los chicos aceptaron y allí fuimos. Dirigí al Veracruz y después ya nos quedamos.
67 Imagino que en una casa.
Imaginás mal: en un piso 14. Pasamos del 10 al 14. Hemos madurado, crecimos…
68 ¿No te gustaría dirigir en Argentina?
Hoy no, dirigir al América es un sueño que se me hizo realidad y ojalá dure muchos años.
69 ¿Por qué, históricamente, juegan tantos argentinos en México?
Porque la mayoría no fue sólo con la convicción de crecer en la parte económica sino de dejar sentado el buen nombre del fútbol argentino, y a medida que pasaron los años fueron llevando mejores jugadores, se hicieron técnicos y se quedaron.
70 ¿Cómo lo ves a Hugo Sánchez con la Selección?
Si se le hizo un contrato por cuatro años, hay que dejarlo trabajar y después juzgar cómo le fue. No tengo ninguna relación con él.
71 ¿Quién querías que gane en el Mundial pasado: Argentina o México?
Argentina, por supuesto. La noche anterior cenamos con La Volpe y tanto yo como mis hijos les decíamos que hinchábamos por Argentina. Nos quería matar.
72 ¿Menotti o Bilardo?
No me prendo en ésa. Tengo una muy buena relación con los dos: Menotti me dirigió y compartí cenas con él, lo mismo que con Bilardo. El fútbol argentino necesitó de esa diferencia para que muchos vivieran de eso.
73 Si no te escapabas con el terremoto, ¿tenías chances de jugar el Mundial 86?
Sí, pero para México. Me había hablado Bora, él quería que yo juegue, también gente de la Federación. Estaba muy ilusionado, pero bueno, me escapé así que no hubo más posibilidades.
74 ¿Comida argentina o mexicana?
¡Argentina! Igual, no como mucha carne, pero al flan con dulce de leche no te lo cambio por nada del mundo, tampoco las milanesas con papas fritas, la típica del jugador de fútbol.
75 ¿Mujeres argentinas o mexicanas?
Mi mujer, Liana, a los 50 está buenísima. La conozco desde los 8, éramos íntimos amigos y me seleccionaba las novias. Al final, aprendió a manejarme y me moldeó hasta que me llevó con ella.
76 ¿Es más fácil el fútbol mexicano que el argentino?
La gente cree eso, pero es al revés, para mí es mucho más difícil el fútbol mexicano, se marca mucho a presión.
77 Otro deportes, aparte del fútbol.
El tenis. Siempre fui un enfermo del tenis y mi mujer juega muy bien, incluso ganó varias copas.
78 ¿Ibas a ver la Copa Davis?
¿Si iba? Era de los que me colgaba de las banderas en el Buenos Aires para ver la Davis, bien de futbolero, gritaba todo el partido y nos pedían que nos calláramos, nos querían echar, era quilombero. Vilas era mi ídolo total. Y me lo encontré en el lugar menos pensado.
79 ¿En dónde?
En la Polinesia. Luna de miel con mi señora y ¿a quién me encuentro? A Vilas, que se preparaba para el Abierto de Australia. Cuando mi mujer lo vio, dijo: “¡ay, Dios, qué luna de miel me espera!”. Y así fue: a la mierda mi mujer, la luna de miel, y estuve toda la semana pegado a Guillermo. Jugamos al fútbol, fuimos a bucear, todo el día juntos, lo veía y se me caía la baba.
80 ¿El mejor técnico que tuviste?
Hay un montón. No puedo dejar de nombrar a Máspoli, el primero, al Zurdo López, que me dirigió en Independiente y América y al Bambino Veira.
81 ¿Y el peor?
Dino Sani, el brasileño. Me limpió de Peñarol a mí y a varios jovencitos. Era un payaso. Lo peor es la falta de respeto, nunca tenés que dejar de ser humano.
82 ¿Qué es ser humano?
Saber manejarte con la gente de la misma manera, así sea un jovencito o un tipo grande. No cuidarte con el tipo de experiencia porque tenés miedo de que después vaya a hablar con los directivos y al de abajo ensuciarlo, eso no.
83 ¿Al Bambino dónde lo tuviste?
En All Boys. El primer día en el club jugué 15 minutos, vino el Bambino, me abrazó y me dijo: “Nene, usted es más que Maradona”. Y salís agrandado, te la creés. Lo agarró a Ramos Delgado, que trabajaba con la defensa, y le dijo: “vamos a encerrarlo a este pibe, hay que firmarlo ya”. Todas buenas, con el Bambino son todas buenas, un tipo que sabe transmitir las cosas.
84 ¿Alguna charla técnica que recuerdes especialmente?
A mí me aburrían las charlas, los técnicos hablan mucho, demasiado, y sobre todo antes de los partidos. Antes del partido tenés que estar metido en lo que se va a jugar y que te hablen un minutito y nada más, porque el jugador no te escucha, quiere ir a jugar.
85 ¿Cuánto duran tus charlas?
Yo no hablo más de 30 segundos. Todo lo que no hacés en la semana no lo podés hablar un rato antes del partido.
86 Pero puede haber una arenga, algo motivacional…
¿Más motivación que jugar al fútbol necesita el jugador? ¿Más motivación que la plata que gana, que los vean por la tele? No jodan. Eso es un verso. Yo no ando con cuentos. A mí no me gustaba que me cuenteen y yo no le voy a cuentear nunca a un jugador. ¿La charla técnica es para que la directiva, que está sentada, vea todo lo que sabés y lo muestres en láminas? No, a mí no me va. Les digo: “Muchachos, es un partido importante, vamos a hacer lo que trabajamos en la semana”. Y se acabó.
87 ¿En la semana sí les hablás?
Estoy toda la semana trabajando, les muestro videos sintetizados, les manejamos entrenamientos adecuados al equipo con el que nos vamos a enfrentar, ¿entonces qué querés decirles después, qué querés inventar? Es un verso. Algunos te tratan de convencer con lo que no hiciste en la semana y yo soy un convencido de que si no lo hiciste en la semana es imposible con el verso.
88 ¿Cuál es la clave para ser un buen DT?
Ser derecho y no mentir. Al jugador de fútbol no le gusta que le mientan. Ante todo eso. Y después tener los conocimientos necesarios de fútbol y capacidad para transmitirlos. Un jugador te está probando minuto a minuto en cada entrenamiento. Y lo que menos se banca un jugador es que le mientas. Si tenés que cagarlo a pedos en la cara de frente va a decir: “éste es un hijo de puta, pero me lo dijo en la cara”.
89 ¿El DT debe saber más de grupos o de fútbol?
Tiene que saber mucho de fútbol, sobre todo saber transmitirlo, pero si no hacés grupo en ningún trabajo que haya más de 10 personas, si no sabés armar, organizar, crear un liderazgo sobre ciertas personas, es imposible que te vaya bien.
90 Alguna anécdota divertida en una charla.
Jugaba con el Macabi Haifa la final de la Copa de Israel, estadio lleno. El que ganaba clasificaba a la UEFA e iba un millón de dólares al bolsillito del dueño. Estaba el dueño del equipo en el vestuario. Yo siempre me confundía con la pronunciación de un apellido y cuando doy la charla me confundo, levanto la cabeza y veo a dos disimulando la sonrisa. Entonces empecé a los gritos: “Ah, se están riendo hijos de puta, vayan ahora a la cancha y quiero ver como se ríen allá adentro”. El dueño se puso blanco. No sabía que hacer. El me había pedido dar unas palabras de incentivo y daba para decir nada. Yo se los dije medio en joda y medio en serio, vos tenés que estar siempre atento a ver cómo los picás a los jugadores para que salgan impecables al partido. A veces una charla técnica no vale tanto como un gesto o una reacción. Y a mí se me ocurrió en ese momento reaccionar así. Se hizo un silencio total. Ganamos 2-0 la final. El dueño del equipo después me dijo: “te quería matar, hacía un año que dirigías y saliste con una cosa así, pensé que estabas enfermo”.
91 ¿Un grupo de jugadores puede voltear a un DT?
Claro, por supuesto. Los jugadores hacen y destruyen al técnico. Siempre digo algo: ganan los jugadores y pierde el técnico. Son ellos los que ganan los partidos porque entran a la cancha. Y si se pierde, el jugador tiene que sentirse protegido todo el día por el técnico.
92 ¿Puede ser a propósito que lo volteen?
Si los jugadores no lo quieren, si no están muy a gusto, si no les gusta lo que se dice en la charla, no salen con la convicción necesaria de hacer las cosas como deben.
93 ¿Cuáles son los requisitos básicos de un goleador?
Nunca fui un goleador, yo metía goles porque era un caradura, me metía al área y la empujaba.
94 Los tres mejores jugadores del mundo hoy.
Kaká, Messi y Mascherano.
95 ¿Pelé o Maradona?
Maradona, lejos. Tuve una gran relación con el Negro, me quiso llevar al Cosmos con él. Nadie puede discutir que lo que hizo Diego, y cuándo lo hizo, no lo puede repetir nadie, ni de antes ni de después. Como persona me ha demostrado que es un tipo fiel, muy derecho. Es imposible robarle el número uno del mundo.
96 ¿Cómo está Argentina hoy en el mundo?
Desgraciadamente, segunda, detrás de Brasil. Odio que Brasil esté por encima nuestro, pero es así.
97 ¿Mantenés contacto con el Vasco Aguirre?
Sí, un tipazo, me tocó jugar con él, fuimos campeones. Sabe mucho de fútbol, y cuando podemos, hablamos. Ahora, en el Atlético, le está encontrando la vuelta. Si tenés idea, no te puede ir siempre mal como técnico. Tampoco siempre bien.
98 Tu momento más emocionante en el fútbol.
Dirigía al Maccabi Kfarkana, un equipo de segunda de Israel, mi estreno como DT. Vino el dueño a ofrecerme el cargo y le dije que me interesaba siempre y cuando me permitiera mostrar que a través del fútbol podía darse un mensaje de paz y que convivieran en un equipo judíos y musulmanes. Me contestó que estaba loco. “Posiblemente, pero si usted está más loco para contratarme, lo probamos”, contraataqué yo. Entonces hubo una reunión en Kfar, el pueblo, se hizo una votación y los 10 mil habitantes aceptaron la propuesta. Tan grande es Diosito que yo, que nunca había dirigido nada, tomé ese equipo que peleaba por no bajar a tercera y lo ascendimos invictos.
99 ¿Cómo era la relación en el plantel?
Maravillosa. Al cuarto día nos fuimos de pretemporada a Rumania, no había mucha guita, y en eso el dueño entra a mi habitación y no entendía nada: yo tirado en la cama tomando mate y los demás alrededor escuchando. Increíble. La mejor historia que tengo del fútbol es ésta. Ibamos a jugar a territorio israelí y como estaba yo no había puteadas. Ibamos a jugar a territorio árabe, y como la mayoría era musulmana, no pasaba nada. Un caso único, no creo que se repita.
100 ¿En qué les hablabas?
En hebreo, que lo aprendí desde chico y lo hablo perfecto. Y también sumé algo de árabe. Aparte, tengo buen verso… Igual, el idioma del fútbol es universal.

Daniel Ruso Brailovsky

  1. Emmanuel

    ¡Rusísimo! ¡Regresa!

  2. AGUS,SAM FISHER

    ESTUVO MEJOR ESTA SEGUNDA PARTE

  3. AGUS,SAM FISHER

    DE ESTA SEGUNDA PARTE FUE PRESCISAMENTE LA QUE EL PELELE DE CHRISTIAN MARTINOLLI HACIA MOFA VERDAD, JE, QUIEN ES MARTINOLLY QUIEN ES BRAILOVSKY ??? JAJAJA

  4. Cuauhtleco

    A qué se deberá que todos los argentinos hablan bonito y hasta les creemos. Las respuestas igual de ególatras que las de Hugo, pero por qué éste nos cae pesado y Brailovsky nos parece carismático?

  5. Emmanuel Alviso

    Por una mentalidad muy pendeja de los mexicanos.

    ¿Nos cae? A mí Hugo me cae todo menos mal. Es un ganador, es un cabrón que no se guarda nada y a los que les cae mal la verdad es por pura envidia. Lo que pasa es que a los mexicanos nos duele la verdad.

    Y Brailovsky es punto y aparte por todo lo que le ha dado al América (y que esperemos que en un futuro lo vuelva a hacer), ahí no hay manera de que nos caiga pesado. Pero por ejemplo con Ramón Díaz que habla, habla, habla, la caga y sigue hablando, no importa, porque por alguna cuestión de genética o idiosincrasia, el mexicano siempre le hace caravanas al extranjero.

Comenta