AME 8-6 CAZ | ¡Vamos a la Copa!

Diez años después de aquella lejana primera participación mexicana y americanista en la Copa Libertadores, el equipo jugará su sexta Copa lo que desde ya, convierte al América en el equipo mexicano más regular y con mejores números en la competencia.
Obligadamente tenemos que revisar el partido, un partido que muy a pesar de los que estamos en contra de que se juegue el Interliga, justificó el torneo completamente. Fue un partido definitorio con tintes de una verdadera Final, con un increíble aroma a Clásico, un ritmo de partido de Liguilla, y una tensión que sólo se puede ver en los grandes juegos. Por si fuera poco, es quizá la primera vez que nos olvidamos por completo que se estaba jugando en canchas norteamericanas, porque además de los ya comunes llenos en las gradas, hubo banderas, trapos, tambores, papelitos, cantos, humos, matracas y lo que gusten. Una fiesta mexicana en Carson.

Al juego en sí tampoco hay nada que reprocharle. Vimos goles, buenas jugadas, jugadas dramáticas, polémicas y una definición de guión de película. Se le reclama al América que no jugó bien, nada bien, de hecho el rival lo exhibió durante largos minutos y lo hizo ver mal. Al final el América tuvo que recurrir a los caminos alternativos para ganar un juego cuando el futbol colectivo no aparece: garra, personalidad, individualidades y suerte. La garra al enfrentar el juego con la seriedad que la instancia reclamaba, personalidad a la hora de tirar los penales, las individualidades que aparecieron en los momentos claves y la suerte que en esta ocasión se disfrazó de postes. Por supuesto que así siempre es más difícil, más inseguro, pero a veces poniendo todo lo anterior es suficiente para ganar este tipo de partidos. América le ha tomado por completa la medida a Cruz Azul y fundamentalmente es porque pone lo que a ellos siempre les falta, carácter para llevarse los triunfos. En pocas palabras, aprender a ganar con la camiseta.

Fue seguramente el peor partido americanista en el torneo, nadie niega que el América merecía mucho menos en esta Final, pero al final Brailovsky y compañía pueden justificar su pase a la Libertadores en los números que lograron,que fueron mayores a los del resto. Los aficionados sin embargo, siempre vamos a exigir un poco más.

Hay que resaltar algo. En términos generales el América no muestra gran mejoría en lo que fue la etapa de Tena y lo que ha sido desde que llegó el Ruso, casi me atrevería a decir que sigue todo igual. Encontremos la diferencia. En este momento hay una diferencia abismal en el nivel de varios jugadores, que al menos en este Interliga mostraron que están muy cerca de su máximo nivel. Esqueda, Argüello, Silva, Villa y Mosqueda se ven mucho mejor que hace unos meses, sumados a Cabañas y Ochoa que siguen en un nivel de calidad mundial, nos hacen pensar que puede venir un torneo mucho más regular que los anteriores. La defensa parece que sigue sin encontrarse y podría haber modificaciones tanto en jugadores como en sistema. Sin duda es el tema a ocuparse y el tiempo tampoco sobra. De aquí a un mes ya se debe ver un equipo mucho más seguro atrás.

Por lo pronto Brailovsky apagó el primer incendio del año, porque de haber perdido la presión iba a ser cada vez más fuerte. Perder dos finales en tres meses no hubiera sido algo fácil de llevar y pasó de buena manera el examen inicial de 2008.

América Campeón Interliga 2008

  1. david

    america campeon yo soy americanista

Comenta