REFLEXIONANDO | Los verdaderos culpables no se van a ir nunca


Por Jairo Martínez

La defensa está mal, los arbitrajes de CONMEBOL sí perjudican, la contratación de Luis Fernando Tena fue pésima, los jóvenes no terminan por crecer y la mayoría de los extranjeros que han llegado en los últimos años no han funcionado. Todas son causas por las cuales el América no pudo ganar las finales de este 2007 y el por qué de la irregularidad de la última década, pero la raíz del problema la conocemos todos, el tumor del cáncer americanista está en Televisa, que así como contribuyó a su grandeza, en los últimos 15 años se encargó de hacer del América un equipo más dentro del futbol mexicano.

Para empezar le transmitió una marca indeleble de corrupción y sospecha que nada tiene que ver con los orígenes románticos con los que se fundó en 1916. Esto resulta en que cuando el América se ve perjudicado por el arbitraje, pareciera no tener la autoridad moral para exigir justicia, ya que en el entendido de mucha gente, en alguna época fue uno de los más beneficiados por este aspecto. Independientemente de que eso sea cierto o no, sin duda que esa cruz con la que debe cargar el América es originada por la imagen corrupta y nociva de Televisa, y que injustamente es relacionada con jugadores y aficionados, todos ellos (o nosotros) sin ninguna culpa.

Otro punto dañino es que al ser un producto más de Televisa, el América termina siendo una más de sus pobres producciones. Si la televisora genera productos chatarra y contenidos dudosos, nuestro equipo se convierte automáticamente en uno más de ellos, y por supuesto, con los mismos resultados. Para el grupo dueño del América, el equipo significa lo mismo que el noticiero de López Dóriga, ‘Bailando por Sueño’ o el Teletón, tres de los contenidos más despreciados por la sociedad en general y que nos venden como si fueran los espacios más populares para los mexicanos, obviamente manipulando desde la pantalla.

Aparentemente todo lo anterior está muy alejado de las fallas de Davino en la defensa, o de los malos centros de Castro, pero no es así, lo que sucede en la cancha es reflejo de lo que sucede en los escritorios. Mucha gente equivocadamente cree que basta con contratar mejores jugadores, pero ahí no termina el problema. De hecho no soluciona nada. Supongamos que de una vez por todas se renueva la defensa y la directiva contrata a Terry y Cannavaro como centrales, ¿creen que ellos no se pueden equivocar en una final y perder un título por su error? También pueden fallar. Aceptamos que se equivocarían menos (mil veces menos) que Davino y Rojas, el punto es que la mediocridad en la que se encuentra el América desde hace varios años no es a causa de una mala marca, de un jugador tronco o de un penal fallado. El problema viene de mucho más arriba.

Pero tiene solución, como americanistas aceptamos con mucho dolor que vergonzosamente el América es parte de los brutales e ignorantes contenidos de Televisa, pero a pesar de todo tiene una ventaja, y en ella su esperanza de algún día cambiar su destino: el Club América existía desde mucho antes que Televisa y el americanismo se vivía incluso desde antes que inventaran la televisión. Esto quiere decir que Azcárraga Milmo no inventó ni al América ni a su afición, y por lo tanto, la empresa que él creó no puede destruirlo como a cualquiera de sus programas, y esto es sólo por el hecho de que el Club América es muchísimo más grande que Televisa y todo lo que ésta representa.

Parece imposible que algún día el América deje de ser propiedad de Azcárraga y familia, y tampoco nos seduciría la idea de que apareciera algún empresario pudiente que quisiera comprar el equipo, ya que podría resultar alguien tan burdo y ridículo como Jorge Vergara, es decir, que sólo saliera de la manos de una camarilla de bandidos para pasar a una de rufianes (ja seguro pensaron en el PRI y el PAN), para al final ser lo mismo o incluso peor que lo que había antes.

¿Qué solución hay entonces? Pues sinceramente… ninguna. Hay que aceptarlo. ¿Qué podemos hacer? ¿arrebatarles el equipo? ¿hacer marchas? (ja aquí pensaron en el PRD) ¡No podemos hacer nada! Simplemente seguir viendo como nuestro equipo se sigue convirtiendo en uno más del montón. Vamos a ganar algunos títulos, de hecho estuvimos a 7 minutos de ganar la Sudamericana, pero nunca más vamos a volver a ver al América fuerte, poderoso, espectacular y ganador que alguna vez fue, no mientras el equipo siga en poder de Televisa. Todo seguirá en la misma mediocridad de hasta ahora, un torneo bueno, tres malos, dos regulares, uno pésimo, luego un título y después otros dos torneos regulares, para así volver a empezar otra vez.

Lo único que podemos hacer es empezar a darnos cuenta de todo esto. Que todos los americanistas abran los ojos e identifiquen los verdaderos problemas del equipo y los verdaderos culpables. Cuando todos identifiquemos con claridad quiénes son los responsables, quizá en ese momento podamos hacer algo… aunque para eso todavía falta mucho.

Si tienen alguna solución, por favor díganmela.

 jairo@pasionazulcrema.com.mx | myspace.com/pasion_azulcrema

Comenta