REFLEXIONANDO | ‘El Ruso’ sí ha cumplido con todo lo que prometió


Por Jairo Martínez

¡Fuera máscaras! Ahora sí estamos conociendo verdaderamente a los ‘conocedores’ de futbol.

Javier Alarcón se lanzó burdamente contra Brailovsky y su trabajo como técnico del América. En su narración durante el Clásico se cansó de ‘tirarle’ al Ruso, por no cumplir hasta el momento con las “promesas de campaña” que hizo cuando asumió como entrenador.

No sé si Alarcón cobre más por criticar a Brailovsky o simplemente le dolió que hayan despedido a su querido Luis Fernando Tena, quien le dio el último campeonato a su Cruz Azul. Yo le preguntaría, ¿Con qué no ha cumplido Brailovsky?

A Tena muchos medios lo protegían y justificaban, a pesar de que nunca logró que el América jugara bien en más de un año que fue entrenador. Brailovsky dijo que él buscaría un futbol ofensivo y que agradara al aficionado. Definitivamente no lo ha logrado, pero la intención ahí está. Daniel Brailovsky ha mandado más jugadores ofensivos, ha parado más adelante al equipo y lo más importante, se ve en el plantel más intención de llegar a la portería de enfrente.

¿Cuánto hace que llegó Brailovsky? En tres semanas es imposible cambiarle la cara a un equipo gris y amarrado que se estaba quedando eliminado del torneo. Cualquiera con un poco de sentido común lo sabe.

En el Clásico contra Guadalajara, el Ruso mandó a la cancha un equipo con sólo un delantero debido a las ausencias de Cabañas y Castromán. Alarcón, junto con Quirarte (¿?) Gómez Junco y Ricardo Peláez se encargaron de criticar el planteamiento por ser “muy precavido”, y en ese sentido, evidenciar la “traición” o el “incumplimiento” de lo que Brailovsky había prometido.

Nunca dijeron que la alineación obedecía a las ausencias, y que en cambio, intentó mantener el mismo sistema con Silva y Mosqueda. Por supuesto no fue lo mismo, al menos en el primer tiempo, pero más inexplicable fue la crítica cuando ya el América estaba arriba 2-0 y todos los comentarios eran referentes a lo injusto de la victoria y casi a la fortuna con la ésta se estaba consiguiendo.

Podemos entender la manera en cómo actúan Alarcón y Peláez, fieles servidores a los intereses de su hegemónica empresa, finalmente comprendemos que ellos lejos de ser periodistas y comentaristas, son meros defensores de lo les indican de ‘arriba’. Lo de Quirarte quizá sólo se explica pensando en que el grupo de Televisa lo apoyará y lo promoverá en el momento que algún equipo necesite un nuevo entrenador. Y por otro lado, la mayoría estaremos de acuerdo en que Gómez Junco es de los mejores comentaristas que hay, pero qué credibilidad le podemos depositar después de haber estado contra Televisa muco tiempo, y ahora viva de cobrar su cheque en Avenida Chapultepec. Además lo de él es mucho peor, porque en sus columnas en el periódico Reforma sigue criticando fuertemente, por ejemplo a las televisoras, de explotar excesivamente la imagen de a Selección Nacional, situación que es cierta y digna de denunciarse, el penoso problema ésas críticas jamás las dice en Televisión, de lo contrario ‘adiós cheque’.

¿Qué es lo que quieren generar? ¿que la afición del América le dé la espalda a Brailovsky? ¿que creamos en sus críticas? Eso no va a suceder, y no porque “nos gane el corazón” a favor de el Ruso, sino por el simple hecho de que diferenciamos entre quiénes son los personajes honestos, y quiénes tienen otro tipo de intereses.

Por supuesto que va a ser muy difícil hacer un América espectacular, sobre todo porque hay que empezar desde cero, ya que los últimos técnicos poco han hecho para armar un equipo así. Por lo pronto, Brailovsky ha cambiado algunas malas costumbres en el Club, como la de no permitir la entrada de los aficionados a las instalaciones de Coapa para ver los entrenamientos, y la de impedir el acceso a los medios de comunicación, algo que quizá también haya generado molestia en Televisa. Ésta apertura de las puertas de Coapa se hizo desde el primer día, una costumbre que a muchos nos tocó cuando éramos niños y que con tristeza vimos que poco a poco, de algunos años a la fecha, el Club fue alejando a sus aficionados de ‘La Casa del América’. Me podrán decir que ésos detalles no tienen nada qué ver con el buen juego de un equipo, pero créanme que tampoco perjudican en nada, y sí alimenta la relación del aficionado con su equipo, y eso Brailovsky lo entiende perfecto.

Lo que podemos decir respecto a que no se han cumplido las “promesas de campaña”, es que en apenas tres semanas hemos visto cambios importantes en el equipo, tanto dentro como fuera de la cancha. Y si hay quien piensa que en 20 días se puede armar un equipo ofensivo, espectacular, ganador y que abarrote los estadios, qué diga cómo, porque estoy seguro que ni Brailovsky ni nadie lo sabe…

 jairo@pasionazulcrema.com.mx | myspace.com/pasion_azulcrema

Comenta