AME 2-1 GUA | Otro Clásico para nosotros

El triunfo se hizo costumbre este año. América ganó su cuarto Clásico del 2007 y de paso se mete de lleno a los puestos de recalificación.

Antes del partido suponíamos sería muy complicado y así fue. El América tenía como problemas la carga de partidos por la Sudamericana, el viaje a Brasil y la ausencia de Cabañas y Castromán. Las ausencias hicieron que Brailovsky no pudiera salir con tres delanteros como lo venía haciendo hasta ahora, lo que dificultó mucho más el trabajo para llegar a la portería.

Mandó a la cancha a Rodrigo López como único atacante y pobló el medio campo con muchos jugadores, quienes en el primer tiempo no pudieron generar mucho juego y por momentos pareciera que hasta les pesó el Clásico. En el segundo tiempo América comenzó más adelante, ahí fue cuando vimos lo que el Ruso intentó desde un inicio, que Insúa y Silva hicieran el recorrido para ocupar posiciones de delantero cada vez que América atacara, es decir, jugar como lo venía planteando desde que llegó al cargo.

En los dos goles de Silva sucedió así, tanto que en una de las anotaciones el que apareció como centro delantero fue Insúa, quien fue el que devolvió (o le rebotó) la pared al Torito para el segundo gol. En varias jugadas el Pocho tomó la posición de ‘9’, que seguramente es lo que buscaba el Ruso desde el principio.

Claro, sin Cabañas para iniciar, y sin Castromán como opción, América debía apostarle a presionar las salidas, jugar por las bandas y llegar más acompañados. Al final así fue y a Brailovsky le salió la jugada.

¿No les da risa cuando dicen que el América está salvando los resultados por la suerte de tener a Ochoa? ¡Pues claro! Para eso son los porteros. Y no es que Ochoa tenga suerte, o noches maravillosas, sino que es el mejor portero de México y uno de los mejores en el mundo. Por supuesto que si no tuviéramos este portero, el América hubiera perdido contra Pachuca y Guadalajara, y hubiéramos quedado fuera de la Sudamericana, porque es obvio que el América no ha logrado jugar bien. Pero entonces, ¿cuál se supone que es la función de un portero? Pues precisamente ésa, salvar al equipo cuando haga falta y cuando no se juegue bien.

En este sentido, ¿por qué los comentaristas insisten en que al América lo han pasado por encima sus últimos rivales, y de no ser por Ochoa hubiera perdido varios partidos? Cuando un equipo pasa por encima de otro, también incluye al portero, y en este caso, ni Pachuca, ni Vasco da Gama, ni Guadalajara pudieron pasar por encima de Guillermo Ochoa, lo que significa que no pudieron pasar por encima del América.

Todos nos damos cuenta que el América no está jugando bien, y que muchas veces los rivales funcionan mejor, pero como ya dijimos aquí hace unos días, nuestro equipo ya no va a cambiar en lo que resta del año, y es una cuestión lógica que tiene qué ver con el plantel que hay, con el poco tiempo que ha tenido y va a tener Brailovsky, y con la presión por la urgencia de resultados. Y como ya es muy difícil encontrar el ‘buen futbol’ en lo que resta del año, debemos aceptar y entender que este América debe apelar a otros recursos para ganar sus partidos, que en este caso serán las ganas, la garra y el corazón, y hasta el momento lo han hecho, además sí hemos detectado al menos la intención de el Ruso por atacar con más jugadores de lo que lo hacía Tena.

Tomando en cuenta lo anterior, debemos decir que los últimos triunfos han sido justos y los jugadores se están comprometiendo a sacar adelante una temporada que hasta hace tres semanas se veía prácticamente perdida. ¿Qué significa esto? Que no podemos pedir que Davino sea Cannavaro, simplemente aceptar que ha estado jugando mejor y dejando todo en la cancha. No hay que pensar que con el cambio de técnico Ricardo Rojas va a llegar a ser como Alfredo Tena, sencillamente exigirle que se mate en la cancha, que vaya a a todas y se equivoque lo menos posible, y si lo hace, podemos estar satisfechos. Hasta el momento lo ha hecho. No podemos pedirle al More que haga lo que hacía Cuauhtémoc, pero sí que corra cada balón y deje en la cancha todo el futbol que tiene. Lamentablemente él no lo ha hecho y hay que reclamárselo.

Ganamos el Clásico, el equipo se entregó y lucho todo el partido, y por esta vez, con eso fue suficiente. La buena noticia es que la Liguilla ya se ve más cercana y el plantel va ganando en confianza, que para instancias finales, a veces es más importante que el futbol. Por lo pronto, como dijo el Torito Silva, “¡cobren sus apuestas!”

En 2007, de 4 ganamos 4

  1. Colin Minniefield

    As on the lookout for quite some time for locating a helpful articles or weblog posts with reference to this unique challenge . Researching in Google I lastly discovered this weblog post. Studying this So i am pleased to say that I’ve got a great impression I came throughout whatever I wanted. I most actually will be sure to remember this weblog and look constantly.

Comenta