REFLEXIONANDO | Hablando de derrotas


Por Jairo Martínez

Siempre las derrotas dan mucho más tema para hablar que las victorias. Ahora llevamos tres derrotas al hilo y por todos lados que se toca el tema, se busca encontrar el problema, la debilidad o la causa de estos últimos resultados.

Claro, hemos oído de todo, desde la confianza y soberbia, hasta las malas alineaciones y jugadores que disminuyeron al nivel. En realidad creo que el partido que ya no nos gustó fue el último de Vélez. Contra Jaguares se hizo un mal primer tiempo, pero en el segundo se mostró como un equipo que cuando se propone ir al frente puede y así fue, lo único que le faltó ese día al América fue tiempo. Después contra Veracruz, el juego no fue lo mejor que se le ha visto, pero fue un partido que lo buscó ganar y que por errores graves se perdió. Bueno, era cosa que no se cometan errores y listo, se recupera el camino. Pero en la Sudamericana ya fue otra cosa.

El primer tiempo América jugó bien, recuperó casi todos los balones en media cancha y hubo idea hacia el frente, se generaron ocasiones de gol y con un poco de falta de capacidad para meterla y otro poco de mala suerte nos fuimos al descanso con la derrota de 1-0. Sin embargo el empate parecía cercano, incluso la victoria podría decir. Pero el segundo tiempo fue muy triste. ¿Qué pasó con Irenio y Giménez? Y en realidad lo menos importante son los pases que fallaron o las jugadas que condujeron de más. Eso no tiene nada que ver, claro que es por lo que todos nos molestamos y con lo que nos quedamos en la cabeza, pero de verdad que eso ni importa, ni tuvo que ver con la derrota. Digo, malos juegos tienen todos, pases equivocan todos y así pasa, en todo caso lo más que se puede hacer para corregir en ese mismo momento es el cambio y listo. De hecho se dio cuando Villa entró por Irenio. Pero es mucho más grave cuando un jugador se equivoca más mientras no tiene el balón que cuando lo tiene, y lo que me sigue dando vueltas y hasta me decepcionó un poco, es que ya dando un partido malo, cuando la gente se empezó a meter un poco con ellos (y digo un poco, porque recuerdo algunos momentos realmente difíciles que la gente le hizo pasar a jugadores como Davino o el Piojo), se vinieron abajo, desaparecieron y se hicieron muy pero muy chiquitos.

Era increíble ver que tenían pavor a tomar el balón porque sabían que vendrían algunos abucheos. Irenio se fue mejor librado porque salió, y eso que el primer tiempo mal, lo que se dice mal, tampoco jugó; pero Giménez llegó a momentos donde se marcaba solo, se escondía detrás de los marcadores para no recibir el balón. Hubo tres jugadas en donde Castro y Pável estaban esperando la pasada por la banda y el Chaco nunca apareció, lo que llevó inminentemente a perder el balón.

Esa falta de personalidad de los dos es lo que preocupa. Asusta diría yo. Porque malos jugadores no son, hablando técnicamente, pero en la cuestión de carácter dejaron todo que desear y nos hacen estar contentos de vivir un presente ganador, porque ellos dos nos mostraron que en tiempos difíciles y de derrotas, no podrían levantar a un equipo de la crisis.

Tampoco es ensañarse con ellos, porque las derrotas no son totalmente su responsabilidad, y no hay por qué castigarlos de más. Por ejemplo, ya que Irenio estaba dando un mal segundo tiempo, y todos en el estadio (y seguramente en sus casas) estaban pidiendo a Viila a los 5 minutos, y más aún, sabiendo que con seguridad iba a ingresar, Carrillo se tardó casi media hora, ya no por la sustitución misma, sino por la corrección, y en 15 minutos es complicado darle vuelta a una derrota de dos goles.

El Piojo venía siendo el mejor de la cancha, pidiéndola, moviéndose, abriendo por la banda, desbordando y realmente luchando. Se fue en segundo tiempo, y con él toda la fuerza ofensiva del equipo. Error de Carrillo. Es momento ahora sí de que se abra un debate sobre lo que viene para el América, porque este partido era importantísimo ganarlo y se jugó mal. Ahora la eliminatoria quedó prácticamente definida y habrá que ir por un juego perfecto a Buenos Aires.

 jairo@pasionazulcrema.com.mx | myspace.com/pasion_azulcrema

Comenta