REFLEXIONANDO | ¿Por qué el miedo a atacar?


Por Jairo Martínez

¿Por qué el temor de ir al frente? No hay que complicarlo demasiado, para ganar hay que meter goles, no hay más. ¿Y qué hay que hacer para meter goles? pues más fácil aún: atacar.

Entiendo que hay muchas formas de ver el fútbol y cada técnico tiene su propia idea. Cada uno entiende este juego según gusto, personalidad y muchas otras cosas. También influye mucho la historia y la idea que representa cada equipo. Ya sabemos desde siempre que Italia va a defender, Holanda va a atacar y Brasil jugará bonito. Puede suceder o no, pero es lo que cada equipo trae consigo.

El América siempre ha sido un equipo que busca ofender, que le gusta atacar, que se siente cómodo dominando a los rivales y que jugando así ha conseguido la mayoría de sus títulos. Roca, Reinoso, el Zurdo López y Beenhakker lo entendieron en su momento y dio resultados, y construyeron el camino que el América debe seguir. Lapuente dejó un título, pero se fue acusado de defensivo. Para eso se trajo a Beenhakker otra vez, para cambiar ese juego y aunque en muchos juegos lo intentó, y el equipo se veía con más ganas de ir al frente, el buen futbol nunca apareció y nunca vimos ni goles, ni espectáculo, ni nada. Ruggeri ya sabemos que no es de los que piensan que es más importante atacar que defender, y hemos visto que el América sigue siendo lo mismo que la temporada anterior.

Ya sé que el meter muchos delanteros y ofensivos no garantiza jugar abierto, vertical y anotar cinco goles por partido, pero creo que esa concepción de futbol defensivo se ha ido metiendo cada vez en la gente. Uno escucha siempre a la gente discutir sobre las alineaciones que el técnico debería poner. En esas charlas todos sabemos de futbol y todos seríamos campeones, pero en una plática reciente, donde había 6 personas, todos daban sus posibles alienaciones y  me llamó la atención que ¡nadie arriesgaba!
Ya saben, todos diciendo: “Ochoa, Castro, Ameli…..Pável, Villa…Piojo, Navia” o lo que fuera. Algunos metían a Djalminha, otros a Valenzuela, hay incluso quienes sacaron al Piojo, otros obviamente dejaron en la banca a Mendoza; algunos preferían la dinámica de Paco Torres a la calidad de Djalminha y otros preferían en la lateral al Chuy antes que Rojas.

El tema está en que nadie nunca discutió ni por un segundo a Villa y a Pardo. Ninguno de todos los que estaban ahí los sacó del equipo titular, obvio, tienen muchos torneos siendo los más regulares, los que más se entregan , los que más corren y casi todos estamos de acuerdo en que son algo así como el soporte del equipo. Que se entienda, no es nada contra ellos dos, ni quiero que los saquen, sólo digo que de pronto se podría arriesgar un poco más, y para eso también hay que sacrificar, en este caso, hombres de atrás o de condiciones no tan ofensivas.

Sólo comento que es curioso  que ninguno discute que se pongan dos contenciones, y sí que se pongan dos enganches o volantes ofensivos. Se me ocurre, ¿por qué no poner a Pável o Villa, junto a Djalminha, Torres y Valenzuela, y adelante los dos que ya sabemos todos, sacrificando en el Azteca a Saja y Ameli, y en provincia sólo al portero.

Igual la temporada pasada siempre se discutió si Oviedo o Castillo, y antes si Abreu o Castillo, ¿y por qué no los dos? Nunca Beenhakker pensó en sacar a Davino, Rojas u Ortiz, pero sí a los de adelante.
No me refiero a que esa sería la alineación ideal del América, sólo comento lo curioso que es el que ya todos pensemos medio defensivos. Ya todos tenemos en la cabeza esa idea casi general de los entrenadores en cuanto a pensar más en jugadores de sacrificio  que de ataque. ¿por qué elegir entre Torres, Valenzuela o Djalminha? ¿por qué no meter a dos de ellos o incluso a los tres? Si se juega con línea de 4, ya serían esos cuatro defensores más el contención, ¿por qué  el temor de defender con 5 en vez de con 7? Cinco me parecen suficientes para detener un equipo, de todas formas ya nos dimos cuenta que con 7 defensivos nos anotan igual. ¿Por qué no intentar atacar con más y mejores jugadores?

¿Imagínense si en la 94-95 Beenhakker hubiera dudado si meter a Kalusha, Cuauhtémoc, Zague, Biyik o Luis García? Si hubiera decidido sacar a dos de ellos por meter a Lara y a Villa junto a Del Olmo, aquél América no hubiera existido…

 jairo@pasionazulcrema.com.mx | myspace.com/pasion_azulcrema

Comenta