REFLEXIONANDO | La defensa


Por Jairo Martínez

Irregular es el América. Puede dar un juegazo y golear, al otro puede jugar horrible y perder, como también puede jugar bien y perder, o golear jugando a medio gas. ¿Alguien lo entiende? Claro que no, pero tampoco nadie lo explica.

Las explicaciones que siempre escuchamos y leemos son las fáciles, las obvias. Cuando no se concreta es porque los delanteros no se entregan y fallan unas clarísimas, y le ha pasado a Castillo, a Cuauhtémoc, a Navia y a González. Como siempre, alguien dirá que no son para el América y que habrá que mandarlos a la banca si no es que ya están pidiendo su salida.

Si Mendoza no defiende bien hay que pedir su salida, o peor aún, cuestionar su regreso. No es diferente la historia cuando Castro o Salinas tienen malos partidos, y la solución en esos casos es decir que antes había jugadores como Juan Hernández y Cecilio de los Santos. Gran consuelo.

Y ya mejor ni tocar el tema de la defensa, que en una de esas hasta los quieren expulsar del país, si no es que los quieren mandar fusilar. Ahora resulta que nuestra defensa es de lo peor del futbol mexicano, no debieron haber nacido, son una basura, una escoria. Y ya no pensar en poner a los jóvenes de la banca porque Sixtos y Becerril parecieran Cannavaro y Nesta su lado. Vaya, al escuchar a esas personas (los de TV Azteca por ejemplo) hasta dan ganas de contratar a la “súper” defensa del líder Jaguares, o sea los maravillosos Almaguer y García Arias.

Todos nos damos cuenta que no tenemos la mejor defensa del mundo, quizá ni de México, y claro, está lejos de ser la mejor defensa en la historia del Club, pero vamos poniendo las cosas donde deben y darle a cada caso su dimensión. Esta es la defensa con la que salimos campeones, con la que mantuvimos un largo invicto en la Libertadores del 2002 y que fue la menos goleada (claro, Ríos cuenta también). Rojas y Davino llevan 2 años jugando juntos, ambos son seleccionados nacionales y han sido titulares con 4 técnicos en el Club. Yo en este momento apostaría por nuevas contrataciones en la central, pero hay que aceptar que cada fin de torneo tanto nosotros los aficionados, como los directivos, estamos siempre pensando en reforzar adelante antes que voltear atrás.

Además, creo que para calificar la defensa, hay que ver quiénes estaban enfrente, porque no es lo mismo jugar contra Silvera y Kléber, que contra los troncos del The Strongest.

Entiendo que Rojas, Davino y Ortiz no son una muralla que espanta rivales y que podría ganar una Champions League o un Scudetto, pero creo que para ganar el Clausura o la Libertadores sí nos alcanza.

 jairo@pasionazulcrema.com.mx | myspace.com/pasion_azulcrema

Comenta